La despensa

29 de febrero 2016

El jengibre

El jengibre es una planta excelente —para ser exactos, su raíz—, con numerosos usos culinarios y, sobre todo, con muchas aplicaciones medicinales. De hecho, es tan potente que es mejor no consumirlo en exceso porque puede llegar a ser contraproducente.

root-617409_1280Si habéis ido alguna vez a un restaurante japonés es posible que lo hayáis probado: es aquella lámina fina de color rosado que dan con el sushi y que tiene un sabor que recuerda vagamente a la colonia. Antes de desterrarlo para siempre de vuestra dieta, pensad que ésta es solo una de las muchas formas de prepararlo. De hecho, fresco, sin macerar, sabe en parte a limón, en parte a cebolla.

El jengibre es una planta excelente —para ser exactos, es la raíz la que es realmente excelente—, con numerosos usos culinarios y, sobre todo, con muchas aplicaciones medicinales. De hecho, es tan potente que es mejor no consumirlo en exceso porque puede llegar a ser contraproducente. Parece que los romanos lo utilizaban mucho, pero que cayó en desuso hasta que el célebre Marco Polo lo trajo de sus viajes.

Si tenéis problemas digestivos u os mareáis en los viajes, esta raíz debe estar entre vuestras preferidas.

Propiedades nutricionales

El jengibre contiene ácido oxálico, gingerol, fibra, aceites esenciales, como el citral, la citronella, o el gama-eudesmol; aminoácidos, como la arginina, la asparagina, la histidina, la isoleucina, la leucina, la lisina, la metionina, la niacina, la treonina, el triptófano, la tirosina, o la valina, y minerales, como el aluminio, el boro, el cromo, el cobalto, el manganeso, el fósforo, el silicio, o el cinc. Ahora os contamos qué efectos tiene esta verdadera lluvia de nombres en el organismo.

Efectos sobre el organismo

El jengibre es una raíz picante tibia que incrementa el nivel de energía y calienta el organismo.

Se puede utilizar para romper alimentos con alto contenido de proteínas, como la carne o las legumbres, y reducir el efecto del ácido úrico, una de las consecuencias de ingerir este tipo de alimentos.

Tradicionalmente se ha utilizado para tratar las afecciones intestinales, especialmente los problemas digestivos. Estimula el páncreas y aumenta la producción de enzimas que favorecen la digestión.

El jengibre es de los mejores remedios que hay para combatir las náuseas y las ganas de vomitar. Si os mareáis en los viajes, podéis tomar un par de píldoras unas tres horas antes de salir. Si el viaje es largo, tomad una media hora antes de empezar y otra píldora cuando os empecéis a marear. También se puede infusionar con raíz seca (la encontraréis en herbolarios) o tomarlo fresco, mezclado con otras frutas y licuado: con un par de centímetros de la raíz es suficiente.

También combate los vómitos causados por la quimioterapia, pero en este caso es mejor no comerlo con el estómago vacío. De todas formas, como el jengibre tiene propiedades anticoagulantes es recomendable consultar con el médico antes de tomarlo.

Seguimos con una lista de las otras propiedades destacadas del jengibre:

  • Como es un antibacteriano muy potente, es capaz de eliminar el Helicobacter pylori, una bacteria responsable de muchas úlceras, y también microorganismos perjudiciales, como por ejemplo Escherichia coli, responsable de la mayor parte de las diarreas, especialmente en los niños, y de muchos casos de gastroenteritis. Por cierto, también ayuda a ir al baño, porque sus gingeroles estimulan los movimientos peristálticos de los intestinos y favorecen la expulsión de los excrementos.
  • El jengibre ayuda a disolver los trombos de las arterias y disminuye los niveles de colesterol en la sangre. También puede ayudar a prevenir algunos accidentes vasculares como los ataques de corazón, las anginas de pecho, los coágulos o la trombosis.
  • Favorece la buena circulación en las extremidades: ayuda o previene problemas circulatorios en estas partes del cuerpo, como la enfermedad de Raynaud.
  • También sirve para aliviar los síntomas de la gripe, como la fiebre o la congestión nasal, y para reducir los dolores articulatorios consecuencia de la acumulación de toxinas producidas por los microorganismos responsables de esta enfermedad. Si tenemos un resfriado común funciona de la misma forma, y elimina las congestiones que se producen en el pecho por acumulación de mucosidad.
  • En casos de sinusitis, sirve para desinflamar la nariz congestionada.
  • Dolor: es un buen antiinflamatorio y analgésico. Comer en las comidas ayuda a reducir el dolor de enfermedades inflamatorias como la artritis o la artrosis.
  • Afrodisíaca (sí, también es una aplicación medicinal): el jengibre es capaz de estimular el deseo sexual e incrementa la libido. Se recomienda en casos de problemas de erección causados por un exceso de relaciones sexuales.

Las embarazadas con mareos y náuseas, debéis consultar con el médico.

El jengibre puede interactuar con algunos medicamentos anticoagulantes, como la heparina, o interferir en la absorción del hierro.

Cambios vitales

Empezar a tomar jengibre es una forma de ser consciente de los efectos tan potentes que pueden tener en nuestro organismo determinados alimentos, y de dejar de considerarles remedios de segunda ante los fármacos: lo cierto es que pueden ser tan efectivos o más, y no tienen los desagradables efectos secundarios de los remedios artificiales.

Como se cocina

En la tienda —herbolarios, mercados y supermercados eco—, encontraréis la raíz fresca, seca, en polvo y también en píldoras. La raíz fresca se puede utilizar en la cocina más o menos como el ajo, en pequeñas cantidades: ojo, tiene un sabor muy fuerte y es fácil pasarse. También se puede licuar y poner unas gotas en las sopas o estofados; os ayudará a digerir mejor y os calentará muy rápidamente.

Si se usa en formato polvo, se debe utilizar con precaución y no tomar más de dos gramos al día.

Recetas básicas

Nuestra chef Montse Vallory os ofrece una receta buenísima con jengibre. Bernard Benbassat también te trae otras dos opciones para introducirlo en tu dieta: Infusión Hot-spicyRape al jengibre y limón.

Montse Reus
Dietista y Ambientóloga

Montse Reus

Ya puedes pedir cita con
Montse Reus en La Consulta
936 338 063 Correo electrónico

Comentarios
PUBLICIDAD

Ver todos los artículos

volver  —  arriba