La despensa

7 de marzo 2016

La avena

¿Colesterol? ¿Problemas cardíacos? ¿Inflamación? ¿Problemas con la tensión? Estos son solo algunos del muchos problemas que la avena contribuye a mejorar. Se trata de un cereal energético, muy nutritivo, rico en ácidos grasos esenciales y en aminoácidos.

civada-730-e1437669800316Ha sido el cereal por excelencia de pueblos vigorosos y fuertes, como los escoceses o los irlandeses, que lo han tomado en forma de porridge para desayunar. La avena es un cereal energético, muy nutritivo, rico en ácidos grasos esenciales y en aminoácidos. Sus propiedades terapéuticas son inagotables: repasemos unas cuantas.

¿Colesterol? ¿Problemas cardíacos? ¿Inflamación? ¿Problemas con la tensión? Estos son solo algunos del muchos problemas que la avena contribuye a mejorar. Uno de los grandes defensores de las aplicaciones terapéuticas de este cereal, típico de países fríos como Escocia y Alemana, es el doctor Miquel Pros, colaborador nuestro y autor del libro Cómo cura la avena (RBA Integral).

Propiedades nutricionales

Como todos los cereales integrales, la avena es rica en hidratos de carbono complejos, que se absorben de forma lenta y, por lo tanto, también liberan los azúcares de forma lenta y progresiva y ayudan a mantener el nivel de azúcar en sangre constante. Contiene muchos minerales como el zinc, el calcio, el hierro y el yodo, y es uno de los granos que tiene más silicio, por lo que sirve para renovar los huesos y el tejido conectivo, en especial los músculos cardíacos. Además, según cuenta el doctor Pros, el silicio es un superconductor que mejora la electrobioquímica del organismo, lo que explicaría, en parte, por qué la gente que toma avena de forma regular mejora su capacidad memorística. También es rica en fósforo, esencial para el cerebro y para la formación de nervios durante la infancia. Por lo que respecta a los aminoácidos (proteínas), contiene siete de los nueve aminoácidos esenciales. También posee grasas de buena calidad y vitaminas B y E, entre otros.

Efectos sobre el organismo

Restaura el sistema nervioso y el sistema reproductivo, de forma que mejora los casos de infertilidad. También refuerza el bazo y el páncreas y gracias a su elevado contenido en fibras solubles (betaglucanos) elimina el colesterol del sistema digestivo y las arterias y, en algunos casos, regula la presión arterial. Se utiliza en cuadros de disentería, diabetes, hepatitis, indigestión e inflamación, incluso en el caso de tripa hinchada, una dolencia muy extendida debido a una mala alimentación. En caso de enfermedad de la piel, como psoriasis o dermatitis, también se puede utilizar de forma externa para aliviar el picor. Sobre los efectos positivos de la avena, el doctor Pros destaca, entre otros:

  • Mejora el estado general de la piel y del pelo.
  • Regula el peso: si hay sobrepeso, adelgaza; si hace falta coger unos quilos, engorda. Como es un regulador metabólico, depura y cubre carencias.
  • Protege el intestino con sustancias mucilaginosas y enriquece la flora, de manera que mejora la diarrea y también el estreñimiento.
  • Prepara para un sueño más reparador.
  • Estimula la libido.
  • Ayuda a los niños a concentrarse.
  • Acelera las recuperaciones postoperatorias.

Cuando se bebe regularmente, el agua de avena actúa como un antiséptico que refuerza el sistema inmunitario y evita contagios. Según Paul Pitchford, para preparar agua de avena se deben cocer en un cuarto de litro de agua dos cucharadas soperas de granos o copos de avena a fuego muy lento de 30 minutos a 2 horas: cuanto más rato hierva, más propiedades nutritivas; luego, se debe colar y beber el agua, caliente o tibia.

Cambios vitales

La crema de avena es una excelente oportunidad para empezar a poner orden a las comidas  y para enderezar vuestra vida. Siempre se debe empezar por el desayuno. La crema de avena es fácil y cómoda de preparar, sabe bien y sus efectos energéticos y reparadores se notan enseguida. Además, según explica el doctor Pérez-Calvo, calma las emociones.

Como se cocina

La avena se puede consumir como un grano entero o en forma de copos, que prácticamente son tan nutritivos como el grano y no han sido procesados en exceso. Los copos tienen más éxito porque se cuecen muy rápido y se pueden usar con facilidad en sopas, panes o postres. El grano entero se debe lavar bien y dejar en remojo dos horas como mínimo y, si se puede, toda la noche. Para cocerla, hay que poner una parte de avena por ocho de agua y hervir unas 2 horas con un pellizco de sal.

Recetas básicas

Receta de la crema de avena (según el libro Revitalízate!, del doctor Jorge Pérez-Calvo)
Para 4 personas

Ingredientes

  • 1 taza de copos de avena
  • 4 tazas de agua mineral
  • Pasas biológicas u orejones, cortados finos
  • Un tronco de canela
  • Piel de limón
  • Un pellizco de sal
  • Un trocito de alga kombu o una ciruela umeboshi

Elaboración

  1. Hervir todos los ingredientes durante 10 minutos, tapados y a fuego suave. Remover de vez en cuando.
  2. Servir la crema acompañada de semillas tostadas de girasol, de calabaza o de sésamo, o bien de frutos secos.
  3. Si se quiere dulce, se puede añadir melaza de arroz, por ejemplo.

Hay que tener paciencia si de entrada queda un mazacote; quizá falte algo de agua. Debe quedar una consistencia cremosa. Si ha quedado demasiado consistente, añadir un poco de agua y remover para que se suavice.

Montse Reus
Dietista y Ambientóloga

Montse Reus

Ya puedes pedir cita con
Montse Reus en La Consulta
936 338 063 Correo electrónico

Comentarios
PUBLICIDAD

Ver todos los artículos

volver  —  arriba