La despensa

11 de octubre 2016

La col

Muchos estudios defienden que la col y sus diferentes variantes ayudan a combatir diferentes tipos de cánceres: de colon, de esófago, de mama o de laringe. Sea como sea, sus beneficios para mejorar la salud son incuestionables.

col-e1437670123739Muchos estudios defienden que la col y sus diferentes variantes ayudan a combatir diferentes tipos de cánceres: de colon, de esófago, de mama o de laringe. Sea como sea, sus beneficios para mejorar la salud son incuestionables.

La col es una planta que consumían los celtas, los griegos y los romanos por sus propiedades medicinales. En concreto, se utilizaba como remedio para trastornos intestinales o pulmonares y, sobre todo, para incrementar la producción de leche en las mujeres que dan pecho. Lo cierto es que la col, como todas las crucíferas, tiene unas propiedades excepcionales. Aprovechad: ¡ahora es temporada de col!

Propiedades nutricionales

La col es una verdura redonda que contiene muchos nutrientes esenciales para el organismo. De entrada, es rica en alanina, que interviene en la producción de anticuerpos; arginina, que repara los tejidos y construye el músculo; vitamina C -más que las naranjas-; cistina, que estimula el funcionamiento hormonal; y ácido fólico, que las embarazadas conocerán bien porque es esencial para el desarrollo del feto.

También tiene ácido glutamínico, que mejora las condiciones mentales, previene la esquizofrenia y vitaliza el organismo: leucina, esencial para el crecimiento infantil; niacina, que interviene en el metabolismo de las grasas, previene la hipertensión y reduce el colesterol; tirosina, esencial para el cerebro y contra la depresión, el buen funcionamiento de la glándula pituitaria y de la tiroides.

Una curiosidad, que recoge Paul Pitchford en Healing with whole foods: las hojas externas de la col presentan una concentración importante de vitamina E y contienen más calcio que las hojas internas. Aparte de calcio, la col también aporta bromo, aluminio, bario, flúor, magnesio, fósforo y azufre.

Efectos sobre el organismo

Muchos estudios defienden que la col y sus diferentes variantes ayudan a combatir diferentes tipos de cánceres: de colon, de esófago, de mama o de laringe. Sea como sea, sus beneficios para mejorar la salud son incuestionables.

La col es un buen diurético. Como ayuda a eliminar los líquidos acumulados en el cuerpo, puede resultar eficaz para tratar la diabetes, la obesidad, el ácido úrico y las enfermedades del corazón relacionadas con la retención de líquidos. También es útil en enfermedades como artritis o reuma.

Es ideal para combatir úlceras por su elevado contenido en glutamina, que la convierte en un excelente antiácido natural. También combate las inflamaciones y las infecciones intestinales debido a su capacidad para reparar tejidos, por sus propiedades antiinflamatorias y antiácidas y su elevado contenido en vitamina C.

En caso de hipertiroidismo también es una buena idea incrementar el consumo de col, porque contiene ácido cafeico y ácido colorogénico.

También es útil para aliviar las afecciones de los bronquios.

Si hay problemas de gases es mejor no abusar de la col, porque tiene fama de producir flatulencias.

Cambios vitales

Como veis, las propiedades de la col invitan a consumirla regularmente, pero si sufrís alguno de los trastornos de los que hemos hablado, no os dejéis impresionar por esta larga lista de propiedades y os pongáis a comer de forma compulsiva. Aumentad su consumo y acostumbraos a tener en cuenta las propiedades terapéuticas de los alimentos para hacer comidas conscientes y adecuadas a vuestras necesidades, pero también recordad que siempre es mejor comer de todo, de forma moderada.

Como se cocina

La mejor época para consumir es entre los meses de septiembre y enero. A la hora de comprar, la col debe ser firme, limpia y compacta, con hojas verdes y tiernas. Es mejor no escogerla si presenta manchas marrones o partes blandas. Para conservarla, se puede meter en la nevera en una bolsa de plástico perforada o un envase de cristal: así aguantará más de una semana. Es mejor lavarla antes de consumirla.

Se puede hervir -en poca agua-, cocinar al vapor o saltear con un poco de aceite. Es una verdura buenísima para añadir un toque de sabor a las sopas, en especial la sopa de miso. Debe tener una textura ligeramente crujiente, pero no debe estar cruda.

El zumo crudo de la col también es excelente para combatir muchas de las afecciones a las que hacíamos referencia antes.

En la tienda hay frescas o en forma de pickles fermentados o sauerkrat, excelentes para rejuvenecer el tracto digestivo, mejorar la flora intestinal y para tratar casos problemáticos de estreñimiento.

Recetas básicas

Col al estilo de la India (receta de Healing with whole foods, de Paul Pitchford)

Ingredientes

  • 1 col mediana
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • ½ cucharadita de semilla de mostaza
  • 1 cucharadita de cilantro
  • 1 cucharadita comino
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • ¼ cucharadita de cúrcuma
  • ¼ vaso de leche de almendras

Elaboración

  1. Calentar ligeramente el aceite en una olla, añadir las semillas de mostaza y tapar. Dejar las semillas un par de minutos.
  2. Agregar otras especies y remover una vez.
  3. Añadir la col y saltear unos 8 minutos.
  4. Añadir la leche y tapar.
  5. Cocer a fuego lento unos 30 minutos hasta que la col esté bien blanda. Servir.

Montse Reus
Dietista y Ambientóloga

Montse Reus

Ya puedes pedir cita con
Montse Reus en La Consulta
936 338 063 Correo electrónico

Comentarios
PUBLICIDAD

Ver todos los artículos

volver  —  arriba