El invitado

23 de noviembre 2015

La acupuntura aumenta significativamente la calidad y la salud de los espermatozoides

Aurore Didier, acupuntora y naturópata especialista en ginecología y fertilidad

Utilizar la acupuntura para tratar problemas de fertilidad es cada vez más conocido. El aumento creciente de las dificultades de las parejas por concebir ha abierto un campo en los tratamientos naturales que tiene mucho recorrido y buenos resultados.

De padre y madre franceses, Aurore Didier nació en la Bretaña pero se ha criado en Santa Eulàlia des Riu, en Ibiza, donde vive desde que tiene dos años. Considera un regalo haberse criado allí. A los treinta, decidió viajar, ver mundo y, después de vivir periodos largos en San Francisco y Londres, se dio cuenta de que era en Barcelona donde se sentía como en casa. Aurore siempre había vibrado con temas de ginecología y fertilidad y, de hecho, la acupuntura fue el vehículo para llegar a tratar estos temas. Tras estudiar medicina tradicional china, vio la necesidad de profundizar más yendo a China, donde hizo posgrados de especialización en ginecología y fertilidad. Y aún hoy continúa formándose: “Es casi una obligación porque hay conocimientos nuevos y, además, la medicina china no te la acabas”.

Aurora1

Tratas, como hemos dicho, problemas hormonales y de fertilidad. Empecemos por los hormonales. ¿Qué haces con una paciente con problemas de regla?

Primero se hace un diagnóstico diferencial (método de la medicina tradicional china que consiste en analizar y categorizar las manifestaciones patológicas para determinar la etiología y la patogenia del desequilibrio. Una vez tenemos el diagnóstico, la tratamos teniendo en cuenta el momento del ciclo menstrual en el que se encuentra. Dividimos el ciclo en cuatro estadios: la fase menstrual, la fase posmenstrual, la ovulación y la fase posterior a la ovulación. Tratamos a pacientes con dismenorrea, amenorrea, periodos demasiado largos del ciclo, demasiado cortos…

Aurora2

¿Y qué haces con estas cuatro fases?

Por ejemplo, en la fase menstrual el tratamiento se centra en potenciar el movimiento y el flujo libre del Qi (‘energía vital ‘en chino) y la sangre con el objetivo de facilitar la expulsión del flujo menstrual. La fase posmenstrual también forma parte de la fase folicular, en la que hay que fijarse mucho en el desarrollo y el crecimiento del folículo y después del óvulo. Aquí las plantas y el tratamiento con acupuntura se centran a nutrir el Yin y la sangre. En cambio, en otras fases nutriremos el Yang. Depende.

¿Y la ayuda siempre pasa por la acupuntura?

Las plantas son también muy importantes y muy a menudo utilizo ventosas para desbloquear el Qi y calmar, antes de la sesión de agujas. Me sirve mucho también que las pacientes hagan una gráfica de temperatura basal, un cuadro en el que registran la temperatura corporal que tienen la mañana justo después de despertarse sin moverse de la cama. Esto nos da una información sobre el estado energético de la mujer y nos ayuda a detectar el momento exacto de la ovulación.

Qué pereza, Aurore.

Si genera estrés no lo hago y nos centramos en el diagnóstico clásico chino con la diferenciación de síndromes.

No sé qué es...

Son preguntas que se basan en los cuatro elementos del diagnóstico, es decir, en la observación (de lengua y rostro), palpación (tomar el pulso), auscultación y interrogatorio. Así llego a una primera conclusión sobre si la persona tiene deficiencia o plenitud. En función de ello el tratamiento es uno u otro. Pero es muy importante mirar también el estado energético general que tiene la paciente.

Aurora3

También eres naturópata. ¿Das consejos nutricionales a los pacientes?

Puedo dar pero me gusta mucho hacer tándem con Yolanda García, que es especialista en el abordaje integral de la fertilidad (nutrición, emociones, hábitos de vida …) y también trabaja como yo con la visión de la naturopatía y la medicina china. Además está especializada en temas gineco-lógicos y de fertilidad. Las dificultades de fertilidad suelen ser multicausales y necesitan un enfoque holístico. Trabajar juntas nos permite optimizar resultados. ¡Y nos encanta!

¿Y la acupuntura se hace en paralelo a las pautas alimentarias? ¿Antes? ¿Después?

Se puede hacer en paralelo. Las sesiones de acupuntura, para que sean eficaces, deben ser semanales o quincenales como mucho. Y si se hacen las dos cosas, se ven resultados increíbles. Con amenorreas y dismenorreas, Yolanda y yo tenemos casos de éxito muy bonitos. Una chica que no tenía la regla y vino para que la ayudáramos a volver a tener para quedarse embarazada, se quedó sin tenerla todavía.

Hemos hablado de problemas ginecológicos pero no hemos hablado de fertilidad. ¿Vienen muchas parejas para intentar tener un hijo sin recurrir a métodos más invasivos?

Vienen las que no quieren hacer tratamientos artificiales y también las que se hacen para tratarse en paralelo y aumentar las probabilidades de éxito.

Aurora6

¿Y funciona?

¡Por supuesto! Por eso está tan en boga la acupuntura en problemas de fertilidad. Además, estos tratamientos pueden debilitar mucho el cuerpo. La alimentación, el acompañamiento emocional y la acupuntura ayudan a estar en las mejores condiciones posibles para engendrar.

A veces, quedarse embarazada es tan fácil y, a veces, tan difícil que parece que ningún tratamiento pueda servir. Quiero decir que hay casos que no salen bien a pesar de la fuerza de voluntad de las parejas, ¿verdad?

Sí. Y los profesionales tenemos que estar preparados, porque de vez en cuando algún caso nos resiste. Ahora bien, la gente tiene que saber cómo hacer estos tratamientos. Un ejemplo: los hombres los regulamos energéticamente con mucha más facilidad que las mujeres. El tratamiento es largo pero muy eficaz. A veces hemos tratado a la mujer y el hombre se resistía a venir, y cuando ha venido y lo hemos tratado ha llegado el embarazo. La acupuntura aumenta significativamente la calidad y la salud de los espermatozoides.! Y si el hombre fuma, pasa muchas horas sentado o come mal, hay mucho por hacer.

Aurora7

Si te pido porcentajes, ¿qué importancia para que haya concepción tiene que los dos miembros de la pareja tengan unos buenos hábitos alimentarios, y cuál tiene la acupuntura?

Puedes hacer acupuntura a una paciente y dar fitoterapia que, si no se alimenta bien, no vas a ninguna parte. Imagínate una paciente que tiene sangre insuficiente y tu le das plantas y agujas para que genere sangre pero en su casa no come lo que toca o, come muy bien, es muy exigente, perfeccionista y, por estrés, tampoco se queda. Hay que tratar el sistema nervioso en estos casos y aquí funciona muy bien la psicodieta y la acupuntura. También es importante que la pareja se involucre, tal y como prevé la medicina china. Es un proceso de dos, absolutamente necesario para generar un nuevo ser. La parte Yin (la de la mujer) es la que acogerá y dará vida, y la parte Yang, que puede ser tanto de un hombre como de una mujer, será la que sostendrá, la que acompañará en este proceso y protegerá la mujer.

¿La acupuntura, si se hace en paralelo a un tratamiento artificial, como una inseminación o fecun-dación in vitro, aumenta las probabilidades de éxito?

Sí. Hay muchos estudios que demuestran que la medicina china es beneficiosa para tratar la infertilidad, sobre todo si hay causas funcionales. Puede mejorar la calidad de los óvulos y también ayuda en el proceso emocional, porque en los casos de in vitro hay una gran estimulación hormonal. Además, rebaja el estrés. También doy mucha importancia a hacer entender a los pacientes que este proceso es clave para que tenga en cuenta y trabajen el hecho de hacer un “espacio” en su vida para el nuevo ser que está por venir.

Aurora5

¿Cuánto tiempo de media hace que buscan las parejas cuando llegan a vosotros?

De uno a tres años, y eso no nos ayuda. Además, a veces son mujeres de cuarenta años que están muy impacientes y piden resultados urgentes. Y los tratamientos no son rápidos. La edad es un elemento de estrés añadido y debemos trabajar con este factor imposible de variar. Pero para eso estamos. ¡Ah! Y una reflexión. Con Yolanda nos gusta explicar que aunque no haya dificultades de fertilidad, habría que prepararse siempre para la maternidad y la paternidad. La concepción consciente implica preparar el cuerpo para que esté en las mejores condiciones, porque de tus células (óvulo y espermatozoide) se creará mágicamente al bebé y, durante nueve meses, tendrá que vivir en tu cuerpo. Si preparamos un viaje o un traslado, ¿por qué no preparamos la llegada de un hijo antes y hacemos espacio en nuestra vida? Hay muchas parejas, la mujer sobre todo, que pretenden continuar con la misma vida de antes, laboral y personal, sin tener en cuenta esto.

Aurore Didier y Yolanda García pasan visita en la consulta de SCC:  Infórmate aquí.

Núria Coll

Núria Coll
Directora de soycomocomo.es
ncoll@soycomocomo.es

Comentarios
PUBLICIDAD

Ver todos los artículos

volver  —  arriba