El invitado

8 de julio 2014

“La alimentación saludable, la he conocido como madre y no como deportista”

Gemma Mengual, nadadora

Es campeona olímpica de natación sincronizada. Colabora como entrenadora con la selección española, y es propietaria de restaurantes japoneses, Sugoi, en Sant Cugat del Vallès y en Barcelona.

GemmaMengual1

Los deportistas os cuidáis mucho.

Los deportistas se hartan de hidratos de carbono de harinas blancas y bollería industrial, que queman enseguida, claro, pero no considero que esto sea cuidarse. ¡Yo me comía paquetes de Donettes enteros! La alimentación saludable, la he conocido como madre y no como deportista. Ahora no como nunca ningún alimento de harina blanca. Ni tampoco Donettes. La alimentación del deportista está muy enfocada al rendimiento, y por lo tanto los platos de pasta eran básicos. Por suerte, todo ello está mejorando: en el CAR de Sant Cugat se han modernizado y no sirven harinas blancas siempre.

GemmaMengual2

Cuéntame este cambio.

Hay momentos diferentes. El primero fue cuando conocí la leche de soja ecológica, y quise probarla porque nunca me había gustado la de vaca; los quesos y los yogures, sí. El caso es que quise probarla para añadirla al café. Ahora ya no lo hago, porque me tomo un café solo para desayunar sin leche ni azúcar. Sólo café.

Di otro momento.

Me convencí de que tenía que dejar de comer carne, porque no me sentaba bien, no la digería bien, y me documenté para estar segura de que podía dejarla porque podía conseguir las proteínas por otras vías. Así acabé con las malas digestiones por culpa de la carne, que parece que se tenga que consumir obligatoriamente. Ahora como muy poca.

GemmaMengual3

¿Hay ninguno otro momento que te hizo cambiar?

Sí, conocer a una madre de la escuela de mi hijo mayor, Nil, que es psiconeuroinmunóloga. Se llama Esther Pérez-Arnau, colabora con Xevi Verdaguer, y me ha cambiado la vida. Piensa que un día vio unas manchas que tenía mi hijo pequeño, Jou, por todo el cuerpo y supo que tomaba leche de continuación sin que se lo dijera. Te tengo que decir que a Jou le di leche de continuación porque, por trabajo, no pude amamantarlo como hice con Nil.

Bien, el caso es que Jou tenía manchas por todo el cuerpo, y Esther me dijo que probara de darle otros tipos de leche, que le desaparecerían.

GemmaMengual4

¿Qué leche das a Nil y Jou?

Al pequeño, para que le desaparecieran las manchas, le di leche de avena con una cucharada de leche de yegua, según recomendación suya. Y todavía ahora toma, porque la compro en el Veritas de aquí, de Sant Cugat, liofilizada y a veces congelada. Al mayor, leche de avena. ¡Ah! Y yo también tomo, de avena, de arroz y coco, de espelta.

¿Has dicho al pediatra que tus hijos no toman leche de vaca?
Sí, y, claro, se mostró reticente, pero se lo argumenté bien. Le conté por qué lo hacía, qué cambios había notado, y lo aceptó. Piensa que el pequeño hace ocho meses que no toma leche de vaca. El mayor algún día toma porque los envases de leche con cacao están por todas partes, y a veces acaba bebiendo alguno, pero en casa nunca.

Di un menú diario en vuestra casa. Empieza por ti.

Por la mañana, un café solo. A veces, dos, porque soy muy cafetera. Después, una tostada de pan de espelta con tahina o con tomate y aceite. No mezclo los carbohidratos y las proteínas, porque así no tengo malas digestiones. A media mañana, unas barritas de fruta, deliciosas, que compro también en el Veritas. A los niños, les preparo leche de avena con galletas de espelta, y a media mañana un bocadillo sin gluten y embutido sin gluten también, porque sé que tendrán mejores digestiones si no toman gluten a pesar de que no son intolerantes.

¿Para comer?

Variamos bastante, porque muchos días como en mi restaurante, Sugoi, donde como pescado, especialmente azul, algas, ensaladas. Hacemos cocina de fusión mediterránea y japonesa. En casa, ensaladas, pollo. Legumbres, que las hemos recuperado desde que he hecho este cambio de alimentación, porque las habíamos tenido muy olvidadas. Por cierto, mi marido también ha ido cambiando la alimentación, porque le gustaba mucho comer carne y él mismo se dio cuenta de que no le sentaba bien.

GemmaMengual5

Entiendo que la cocina japonesa te gusta mucho.

Sí, me encanta desde el primer día que la probé en Barcelona, porque me pareció muy divertida. Ahora mismo estamos a punto de abrir un take away en el centro de Sant Cugat y otro en Barcelona. ¡Ah! Y en el mercado de la Princesa de Barcelona también tengo otro.

¿Tú eres la propietaria única?

No, soy socia con mi marido y un amigo.

GemmaMengual6

¿Y para cenar?

Es el momento del pescado a la papillote, que lo preparo con los estuches de Lékué. Los recomiendo mucho, porque pongo también verduritas dentro. También hago pescado a la sal, en una bandeja. Para los niños, a la plancha y rebozado. Les gusta a los dos, a pesar de que a Nil, el mayor, le ha costado comer variado porque era mucho croquetas y de cremas de calabaza. ¡Más allá le costaba! Pero ahora he descubierto que las cremas con zanahoria también le gustan y, mira, así no me tengo que esperar al tiempo concreto de la calabaza.

¿A Nil no le gustan la pasta ni las sopas?

No. Ni esto. Puedo asegurar que no a todos los niños les gustan la pasta y las sopitas de fideos. Mi hijo mayor se alimentaba de croquetas y de cremas de verduras. Por suerte, quedarse a comer en la escuela, el Turó de Can Mata, ha ayudado para que se atreviera con más alimentos. Él no quería reconocer que comía más platos en la escuela, porque a mí me decía que no había comido nada, pero en la escuela me decían que se lo terminaba todo.

GemmaMengual7

¿Y el pequeño?

Es muy diferente. Jou come sushi y sashimi y la comida nueva que probamos cuando vamos de restaurantes. Nil no ha probado nunca sushi, y mira que hemos comido veces y veces en el Sugoi. Los reconoce pero se niega a probarlos. Es más, incluso pregunta: “¿Yo que podré comer si vosotros coméis sushi?”.

¿Tofu o seitan?

Tempeh macerado.

GemmaMengual8

Para terminar: ¿eres estricta con la alimentación?

En casa sí, pero fuera, no. Hago excepciones sin remordimientos, porque sé que al día siguiente, en casa, ya continuaré con mi ritmo. Piensa que he tenido dos hijos y, gracias a la alimentación consciente, tengo el mismo peso que cuando me dedicaba plenamente al deporte. Y lo mejor de todo, tengo muy buenas digestiones, que esto para mí es básico. Sólo tengo problemas con los vegetales crudos, pero mejoro si me tomo un vaso de agua con limón antes de comer.

Trinitat Gilbert

Trinitat Gilbert
Periodista
tgilbert@soycomocomo.es

Comentarios
PUBLICIDAD

Ver todos los artículos

volver  —  arriba