El invitado

14 de octubre 2015

"Un consejo? Cómprese un Mercedes"

Tung Kuan Yen, maestro de artes marciales y especialista en chi kung

En Soycomocomo destacamos el papel de la alimentación como fuente de salud pero no dejamos de lado la gestión de las emociones y el ejercicio como complementos fundamentales para mantener un cuerpo sano. Tung Kuan Yen es uno de los maestros de artes marciales más reconocidos en todo el mundo, vive en Los Ángeles con su familia, y desde hace 11 años se escapa periódicamente a Cataluña para seguir formando a sus discípulos en la disciplina del taichí. Es un maestro directo, genuino e intenso. Conviviendo unos días con él, te das cuenta de que el reconocimiento que ha recibido no es por lo que sabe ni lo que ha vivido, sino por lo que ha sufrido para aprender lo que ahora enseña a sus seguidores. Esto lo convierte en un maestro único.

MestreTxaoLing2

¿Usted qué enseña?

“El chi kung (Qi Gong) te ahorra muchas enfermedades”

Yo enseño a mis alumnos cómo deben respirar, cómo deben concentrarse y cómo deben actuar. Todo esto lo trabajamos primero individualmente y luego en forma de arte marcial, que es el taichí. Esto es exactamente lo que he venido a enseñar a la Era, una masía especialmente preparada para estas cosas. Me gusta la energía que hay aquí.

Respiración, concentración y acción.

Son los 3 pilares que sustentan las artes marciales. Su nombre es chi kung. Sin el chi kung, el arte marcial es como una cáscara vacía, sin sustancia. Seguramente, la gente dirá oh qué bien que lo hace, qué bonito de ver, pero es solo el envoltorio sin nada dentro. ¿Me entiendes?

¿Quiere decir que la mayoría de gente que práctica taichí en el parque no lo hace bien?

Es beneficioso porque haces deporte, es una actividad social e incluso puedes llegar a canalizar emociones, pero no deja de ser una coreografía vacía, sin el chi kung.

MestreTxaoLing3

Chi kung.

“Si practicas esta respiración evitas los bloqueos energéticos que provocan las emociones y que a menudo derivan en enfermedades”

El chi kung es un concepto clave de la medicina tradicional china basado en la respiración como método para hacer fluir la energía y mantener tu cuerpo sano. Aquí os parecerá una tontería, y es normal, pero si lo practicarais os ahorraríais muchos problemas de salud.

¿Solo con la respiración?

Sí, la respiración es el primero de los tres pilares del chi kung.

Hábleme de la respiración.

Tienes que respirar desde el Tantien que los hombres tenemos situado en el ombligo y las mujeres 4 dedos por debajo del ombligo. Con la respiración expandes la energía hasta las 4 extremidades −el yang− y luego la contraes −el ying− hasta su punto de origen, el Tantien.

MestreTxaoLing1

¿Pero cómo lo hago?

Pon la palma de la mano en el Tantien y coge la energía inspirando profundamente desde las 4 extremidades hasta la palma. Notarás el calor de la mano y te tienes que concentrar en eso para sentir la energía. Aguanta el aire unos segundos en el Tantien, relaja la musculatura y suéltalo repartiendo la energía por el cuerpo. De esta manera la energía fluye por los 5 órganos que contienen las 5 emociones principales de los humanos: el hígado, la ira; el corazón, la euforia; el bazo, las preocupaciones; los pulmones, la tristeza, y los riñones, el miedo. Esto nos permite evitar los bloqueos que las emociones nos provocan y que pueden ser el origen de muchas enfermedades.

...

La acupuntura, por ejemplo, te desbloquea puntos energéticos clavándote agujas. Con el chi kung haces lo mismo pero a partir de la respiración.

Pero sería mejor no provocar los bloqueos, ¿no? ¿Cómo lo puedo hacer?

Meditando. Esta es la forma en la que conectarás la cabeza con el cuerpo y este es el segundo pilar del chi kung. Es la manera de ayudar a tu cabeza a estar equilibrada, que no se generen bloqueos y que los órganos no enfermen fácilmente. Meditar y hacer fluir la energía son básicos para tener una vida saludable. Una vez hemos enfermado todo es mucho más complicado. Piensa que la medicina tradicional china es preventiva, no curativa, y los milagros no existen.

MestreTxaoLing4

Buff, la meditación.

(Ríe) No pongas esa cara, la meditación tiene muchas formas diferentes. No hace falta que te pongas una ropa de monje, pliegues las piernas y cierres los ojos para meditar. Esto muchas veces es un pedazo de carne sin sustancia y no alguien que medita. Puedes encontrar la meditación en una charla, escuchando, comiendo. Se trata de focalizar, pensar en cada acción que haces por más pequeña que sea. Sé consciente de lo que haces y cómo lo haces. Tienes que estar presente en todas las acciones del día. Esto es meditar.

Yo no sé… no sé nunca por dónde empezar, no sé dejar la mente en blanco.

¡Lo estás haciendo! Fíjate en la atención que pones en lo que te digo, estás pendiente de cada palabra que saldrá de mi boca (silencio). Este segundo que he estado callado y tú estabas solo pendiente de lo que te iba a decir ha sido meditación, estabas plenamente concentrado en lo que te decía, completamente presente. Si eres capaz de alargar de un segundo a dos segundos este estado, y así progresivamente, estarás meditando. Hazlo cada día. No hace falta que sea mucho rato, lo más importante es la calidad del ejercicio, no el tiempo que estás haciéndolo.

MestreTxaoLing5

Ya le entiendo.

“Siempre digo a los alumnos que no se engañen. Si meditan deben estar de verdad, sino son un trozo de carne con los ojos cerrados”.

Y ojo que la gente se engaña a sí misma con mucha facilidad. Esto es lo primero que digo a mis alumnos: ¡no os engañéis! Si meditáis tenéis que estar aquí de verdad, pensad en lo que estáis haciendo, estad concentrados, no seáis un trozo de carne con los ojos cerrados.

¿Usted puede curar enfermedades?

(Silencio) Esto se puede hacer pero no quiero hablar de ello.

¿Por qué?

“Es posible curar enfermedades pero hay muy poca gente que lo pueda hacer y que esté dispuesta. El que cura puede enfermar”

La gente se imagina lo que ve en las películas, lo que lee en los libros, lo que encuentra en youtube. Y que conste que esto os pasa aquí pero también en China o Taiwán. Mucha gente cree que tengo poderes, pero yo soy un ser humano como tú. No hay nada de sobrenatural, es una cuestión de trabajo y constancia.

MestreTxaoLing6

Por tanto, ¿es o no es posible?

“Entré en el mundo de las artes marciales y la cultura tradicional china por pura supervivencia”

Sí, lo es. Pero quiero dejar muy claras dos cosas. La primera, muy pocos maestros llegan a un nivel tan elevado como para poder curar a los demás, y una segunda cosa que no os planteáis nunca, quien cura recibe el karma negativo de la enfermedad sanada y debe ser lo suficientemente fuerte para que el cuerpo lo digiera y no le afecte. Es un riesgo para el maestro, hacerlo. Pero ves, yo no quiero alimentar la imaginación porque hay mucha gente que se aprovecha de la desesperación de los otros para engañar y hacer dinero. Trabajad con el chi kung, hacedlo antes de que el cuerpo enferme y sobre todo sed honestos con vosotros mismos al realizar la práctica.

¿Y la acción, el tercer pilar del chi kung?

Una vez has aprendido a controlar la energía del cuerpo y a tener la mente sana, comienza la acción, la parte de las artes marciales. Este es el siguiente paso. Entonces puedes practicar cualquier arte marcial, solo necesitarás aprender los movimientos.

Vamos, que finalmente el arte marcial es lo de menos.

No sirve de nada saber hacer 300 movimientos de taichí si por dentro estás débil porque no trabajas el chi kung. ¿Cómo quieres ganar un combate si tú no estás fuerte y sano por dentro? ¿No te parece lógico?

MestreTxaoLing7

Totalmente lógico. ¿Cómo se llega a ser un maestro y a sacrificar tantos años con una sola cosa?

“Los profesores budistas son los que me han sabido enseñar mejor la esencia de las artes marciales”

Yo de pequeño era débil, enfermizo y pobre. Esta situación se agravó a los 14 años, cuando mi madre murió y mi padre me abandonó. Tenía que buscar una solución y entré en el mundo de las artes marciales y la cultura tradicional china. Me costó mucho llegar porque los maestros no querían perder el tiempo conmigo. Yo era el más débil del grupo de aprendices y los maestros a estas edades no tienen mucha paciencia. Tuve que hacerme mucho el simpático, esforzarme mucho para captar su atención.

¿Y por qué no lo dejó?

No tenía ninguna otra opción, yo enfermaba a menudo, no tenía dinero para pagarme los tratamientos que necesitaba y entrar por ejemplo en alguna mafia o dedicarme a traficar con cocaína no era para mí, yo era demasiado cobarde para hacerlo y muy enclenque para la lucha.

¿Y no podía hacer otra cosa?

Aprender las artes marciales no solo me permitía ser fuerte y poderme defender sino tener un cuerpo sano y dejar las enfermedades atrás y eso no hay ningún trabajo que te lo dé. Y mi vida cambió, pero fue durísimo.

¿Por qué?

Primero, conseguir que los maestros me hicieran caso. Pero con esto no basta porque no todos los maestros saben la esencia de las artes marciales ni tienen la paciencia para explicarlo o no lo saben contar. Por ejemplo, te diré, por mi experiencia, que los profesores que son budistas saben mejor cómo explicarte lo que tienes que hacer.

¿Quiénes son tus clientes?

“Lo que yo hago tiene mucho futuro. El mundo es estresante y cada vez más la gente necesita saber cómo cuidar cuerpo y mente”

Son ejecutivos. Gente con mucha presión y responsabilidades. Les recuerdo como deben respirar, que pongan la mente en la respiración y se relajen para que la energía vuelva a fluir. Pasan de estar preocupados por el trabajo a estarlo por cómo respiran y para meditar. En Taiwán tenía un centro donde los ejecutivos venían un fin de semana al mes a hacer la limpieza mental que por sí solos no sabían hacer o no encontraban el tiempo para hacer.

MestreTxaoLing8

¿Cree que los maestros como usted tienen futuro?

“Mi mujer dice que soy aburrido. No tomo alcohol, no fumo, no salgo de fiesta y no practico mucho el sexo”

¡Por supuesto! es más fácil que esto crezca que no que se acabe. El mundo cada vez es más estresante y hay más presión. El camino que yo enseño a partir de las artes marciales no es el único camino para llegar allí, pero es un camino que sirve a mucha gente.

¿Hasta cuándo?

Yo tengo 56 años, no creo que esté más de 10 años trabajando. Me canso de enseñar y ya no siento que sea mi misión. Mi misión será retirarme y estar solo para mí.

Momento para hacer todo lo que no ha podido hacer.

Lo que quiero hacer es estar centrado en mí mismo hasta que me muera y emprenda un nuevo viaje.

¿Y no le gustaría hacer otra cosa?

De hecho, es una pregunta muy interesante. Soy un humano pero soy raro. Poco interesante. Soy muy aburrido. Mi mujer siempre me dice que soy aburrido. No tomo alcohol, no fumo, no salgo de fiesta, no me gusta mucho el sexo, no me gusta la moda. Yo llevo ropa de hace 10 años, pero sí, hay algo que me gusta.

¡Sorpréndame!

Los coches bonitos como los Mercedes. Y, además, son más seguros. Se los recomiendo.

Gracias por el consejo.

Jordi_4Jordi Gràcia

Periodista

Comentarios
PUBLICIDAD

Ver todos los artículos

volver  —  arriba